Ser, o no ser

La llegada de los PCs supuso un empujón importante para PC-Mática, nos hizo entrar de lleno en el mundo empresarial. Hasta entonces, nuestros clientes eran los «jugones», los que veían la microinformática como una consola de juegos que, además, permitía hacer otras cosas.

Un PC era algo más. Los programas de gestión empezaron a proliferar: facturación, gestión de almacén, contabilidad, estadística, nóminas.

Todo el mundo conocía las hojas de cáculo Supercalc,  Lotus 1-2-3; los procesadores de texto Wordstar, Wordperfect; en bases de datos no había duda: DBASE, el DBASE III+ se sigue usando en muchos sitios; ¡¡en mi trabajo sin ir más lejos!! (lo usa un compañero que se resiste al avance y que defiende lo de «si funciona, no lo toques»).

El software era caro pero a las empresas les compensaba la inversión, algunas se ahorraban el pagar a una asesoría, con sus propios medios gestionaban la empresa de manera eficiente y los datos estaban allí, actualizados al momento.

Continuar leyendo «Ser, o no ser»

2³ años

La carrera de Licenciado en Informática era de cinco años en el plan de estudios que yo cursé. Aún no existían los créditos y la carrera se hacía en dos ciclos: el primero, de tres años, era común para diplomados y licenciados. Al acabar el tercer curso existía la opción de hacer el proyecto fin de carrera (PFC) y salir como Diplomado en Informática, o bien, continuar en el segundo ciclo, de dos años, y, tras realizar el PFC, acabar como Licenciado en Informática.

Se podía elegir entre dos especialidades: Gestión o Sistemas Físicos. Yo elegí la segunda. Mi experiencia en la informática de gestión me ayudó a decidirme y las asignaturas que se cursaban en Sistemas Físicos me atraían mucho más que las de Gestión. La especialidad se elegía en 2º curso.

Continuar leyendo «2³ años»

REA

La aparición de Windows 95 junto a la popularización de internet supusieron una nueva revolución para la informática doméstica y empresarial. Las mejoras introducidas en Windows 95 en relación a Windows 3.11 eran muy significativas y la impresión que obtenía el usuario era que se había abandonado MS-DOS para disponer, por fin, de un S.O. gráfico. Estaban equivocados. MS-DOS seguía estando ahí y lo estaría hasta la aparición de Windows 2000.

Continuar leyendo «REA»