El androide

Hay una diferencia entre tú y yo cuando hablamos de informática. Desde pequeño he sentido curiosidad por saber cómo funcionan las cosas. Mi primer impulso al tocar un nuevo juguete no era jugar con él, sino averiguar el secreto que escondía en su interior. Con el tiempo, me di cuenta de que, así, le sacaba mayor partido al juguete y me duraba más que a otros niños, entre otras cosas porque entendía dónde estaban sus límites. Eso mismo pasó cuando descubrí los microordenadores: di por hecho que tenía que aprender a programar aquellos aparatos. Esa es la diferencia…

Continúa leyendo El androide