ordenadores

La vista, el oído y el tacto

Durante los años 80 aparecieron muchos ordenadores personales, similares en prestaciones pero totalmente incompatibles entre sí. La competencia entre marcas era dura. Yo seguía la evolución de cada uno de ellos por las revistas que compraba, la mayoría extranjeras (británicas concretamente y alguna francesa. No sé francés pero leer el lenguaje técnico no es difícil y el código es código).

En 1983 llegó a España la nueva apuesta de Sir Clive Sinclair: el ZX Spectrum. Con sus gráficos de “alta resolución”, sus colorines, el sonido y un teclado con teclas de goma. Pronto empezaron a aparecer un montón de juegos para esa máquina. Sus competidores, los Commodore y los MSX, tenían su éxito. Pero el ZX Spectrum te lo encontrabas hasta en la sopa.

Como sólo llevaba un año con mi ZX81 decidí seguir con él y no caer en la tentación de comprar el nuevo aparato. Ayudó el hecho de haber visto anunciado en una revista (británica) el nuevo Amstrad CPC 464. Llevaba monitor y el casete incorporado y un teclado de verdad, con sus teclas y sus cosas…

Amstrad CPC464
Amstrad_CPC464

Lo del monitor me atraía bastante porque yo usaba una televisión en blanco y negro de 25″ que tenía un porrón de años. Nunca me decidí a comprar una de 14″ que era lo que se estilaba. Y allí estaba yo, delante de aquel pantallón, dejándome la vista a un metro de él. Tener un monitor tenía que ser la hostia.

¡Y el casete incorporado! Menudos cabreos cogía con el casete que usaba con el ZX81. Tenías que jugar con el volumen para que los programas se grabasen y se cargasen bien. Cuando cargabas un programa aparecían unas bandas en la televisión que según su tamaño ya sabías si aquello iba a acabar bien o no. Era desesperante esperar 5 minutos oyendo pitidos e hipnotizado por las bandas grises que se desplazaban por la pantalla y que al acabar el ordenador se reiniciase, se quedara colgado o diera un error. Y vuelta a empezar. Ese casete incorporado sabría a gloria.

Y el teclado. Sentir la pulsación de las teclas (como en los ordenadores de verdad) y no la insulsa sensación de pulsar aquella membrana inerte.

Seguí exprimiendo mi ZX81 hasta el otoño de 1985. La razón fue que Amstrad anunció un nuevo modelo que llevaba una unidad de disquete de 3″ y eso hizo que me decidiera a dar un salto cualitativo bastante importante.

El Amstrad CPC 6128 (el 664 duró poco, no tuvo éxito) tenía unas características muy interesantes:

  • Procesador: Z80a a 4Mhz (El procesador era el mismo que llevaba el ZX81)
  • Memoria: 128Kb en dos bancos. Sólo eran accesibles los primeros 64Kb, el segundo banco de 64Kb se podía usar como doble buffer de vídeo, por ejemplo.
  • 3 modos de vídeo:
    • 160x200x16 colores
    • 320x200x4 colores
    • 640x200x2 colores
  • Sonido: 3 canales de 8 octavas y uno de ruido blanco. ¡Perfecto para los juegos!
  • Unidad de disco de 3″ (180Kb por cara)
  • Teclado mecánico.
  • Monitor de 14″ en fósforo verde o color.
Amstrad CPC 6128
Amstrad CPC 6128

Lo tenía decidido. Quería ESE ordenador. Con monitor en color, claro. Ya estaba bien de ver las cosas en blanco y negro.

En España se vendía por 119.900 ptas. y yo lo conseguí en una tienda, que los importaba directamente, por 100.000. Recuerdo la ilusión que me hizo desembalar el equipo y montarlo en mi escritorio. Durante los primeros días, mis amigos no me veían el pelo. Los siguientes…, tampoco. Había mucho que aprender y era de las cosas que mejor sabía hacer. Me apasionan los retos.

Guardé en su caja el ZX81 con bastante tristeza por los buenos ratos que habíamos pasado juntos. Y ahí sigue…, esperándome.

El BASIC que incorporaba el Amstrad incluía instrucciones nuevas y ya podía trabajar con ficheros en disco. Todo un avance. Empecé a estudiar sobre el tema. Me compré varios libros que leí de tirón. Empezaron a interesarme los algoritmos de indexación, ordenación, hashing. Vamos, lo normal…

Mi querido tío Abraham tenía un negocio de ferretería y llevaba la gestión del mismo con los típicos libros de registro: fichero de clientes, artículos, etc. Decidí poner en práctica lo aprendido y me puse a desarrollar un programa de gestión para informatizar todo aquello. Aprendí mucho con la experiencia, aunque, al final no se llevó a cabo la implantación y no recuerdo muy bien el porqué. No sé si él no se decidía a comprar el ordenador o yo no me atrevía a embarcarlo en aquel lío. Sinceramente, no lo recuerdo. (con la llegada de los PCs compatibles sí que lo pusimos en marcha y estuvo trabajando con mis programas durante bastantes años).

Con la experiencia acumulada con el ZX81, enseguida me interesó conseguir el firmware del Amstrad para que no hubiera secretos entre nosotros. Al fin y al cabo compartíamos la misma habitación.

En aquellos tiempos conseguir software era algo más complicado que hoy en día. Estaba la opción de compra, pero había otras más interesantes y baratas. Yo, fiel a mis principios, me iba a El Corte Inglés (el de Valencia, que en el de Barcelona tenían mi cara en un cartel de “REWARD”) y me pasaba las horas curioseando por la planta de informática que, si no recuerdo mal, estaba en el sótano.

DisqueteCompraba los disquetes vírgenes allí. ¡¡¡Costaban 1.000 ptas cada uno !!!, 10.000 la caja. Había que aprovechar hasta el último byte de aquellos discos. Me hice amigo de un dependiente que también tenía un CPC 6128. Y con mi “don de gentes” le convencí para que me copiara algunos juegos. ¡Gracias Pedro! Meses más tarde le devolví el favor. Conseguí una serie de programas y juegos por otra vía y le llevé una copia.

Esto me recuerda que con el ZX81, al principio de comercializarse los juegos, El Corte Inglés admitía cambios. Podías cambiar el juego por otro con la excusa de que no te gustaba el que habías comprado. Grave error. No tardaron mucho en darse cuenta de que “casualmente” a la gente nunca le gustaba lo que compraba y lo cambiaba, varias veces incluso. Ya sólo admitían el cambio por otro igual. Se acabó el chollo.

El Amstrad CPC 6128 llevaba también el sistema operativo CP/M 3.0 y algunos programas interesantes para él como el Logo. La verdad es que no le hice mucho caso. Aprendí lo básico del S.O. y poco más. Me interesaban más otras cosas.

Al año siguiente de tener el Amstrad me compré mi primera impresora. Una Riteman F+ de 9 agujas y puerto paralelo. Amstrad sacó un clon de esta impresora y creo que tuvo algún pleito con la marca por este hecho.

Riteman F+
Riteman F+

Gasté muchos metros de papel pautado. Imprimía los listados de los programas que hacía para repasarlos una y otra vez, buscando errores e intentando mejorarlos.

Recuerdo que había un programa que conseguía sacar música de aquella impresora. Utilizaba patrones de caracteres para las notas y al imprimir, el ruido de las agujas golpeando el papel producía la “música”. Era curioso.

En 1986 ocurrió algo…

10 comentarios en “La vista, el oído y el tacto”

  1. Navegando con Internet Explorer Internet Explorer 7.0 en Windows Windows XP

    Jejejeje, ya tenía yo ganas de que sacaras a éste…

    Cuando la acabes, contaré su “2ª historia”… ;)

  2. Navegando con Internet Explorer Internet Explorer 7.0 en Windows Windows XP

    Y la gente viendo Gran Hermano!
    Qué pena me da el no haber sabido compartir todo ese proceso, con lo cerca que estaba!
    Pero este reto es mas jodido. Conseguir que yo entienda los princípios básicos de la informática es…..jodido.
    Sin embargo me apasiona el relato.
    Más….

  3. Navegando con Mozilla Firefox Mozilla Firefox 3.0.3 en Ubuntu Linux Ubuntu Linux

    El osborne 1 fue considerado el primer portátil de la historia.
    Tenía una pantalla monocroma de 5″ y llevaba dos disqueteras de 5 1/4″, procesador Z80a a 4 Mhz y 64 Kb RAM.
    “Sólo” pesaba 12 Kg y costaba 300.000 ptas. !!!

    Todo un lujo. ;)

  4. Navegando con Internet Explorer Internet Explorer 7.0 en Windows Windows XP

    El primer portatil de la historia no serían las tablas del moises?
    Le iluminó el “Windows Celestial”
    Y debe ser el que ha hecho más copias de seguridad con diferencia
    Menos mlas que solo tenía memoria suficiente para guardar 10 mandamientos. Imagínate la vida si llega a tener 40 gb

  5. Navegando con Mozilla Firefox Mozilla Firefox 3.0.3 en Windows Windows XP

    y yo me pregunto… ¿qué hay de las maquinitas soviéticas? algo habría al otro lado ¿no? O enviaron a Laika a dar vueltas con un ábaco?

  6. Navegando con Mozilla Firefox Mozilla Firefox 3.0.3 en Ubuntu Linux Ubuntu Linux

    En esta web tienes una muestra de lo que se hacía en la Europa del este.

    No se conformaban con clonar el ordenador exteriormente. También clonaban los componentes (CPU, etc.).

  7. Navegando con Mozilla Firefox Mozilla Firefox 3.0.3 en Windows Windows XP

    Seguro que aun los tienes todos, jejeje…
    Un abrazo y sigue que esta interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario: